Yo te quito los calzoncillos, Rafa Nadal…

Joder, joder, joder… siempre me han dicho eso de que un día sientes un flechazo y te enamoras, y te obsesionas, y sabes que es ÉL, y el mundo se tambalea, y no comes, no bebes, te tropiezas, estás en la luna y ya nada es igual. Todo se derrumba, porque te has enamorao de alguien imposible. Pues eso. Que me ha pasado. Me he enamorao de Nadal… sí, coño, qué pasa, Rafa Nadal.

Toda la vida viéndolo en la tele, y estaba ahí… con su timidez, su sonrisilla de niño en plena pubertad, de niño pijo, poca cosita, ahí, con su raquetita y su bolso en el hombro, con su cintita en el pelo, sacándose los calzoncillos del culo antes de cada saque… ainssss.

Lo que son las cosas: ahora los calzoncillos se los sacaría yo a bocaos. ¿Habéis visto el anuncio de Tommy Hilfiger? ¿Lo habéis visto?

Yo sí… cientos de veces… miles… creo que un millón. Esos músculos del pecho, ese vello púbico que sube, ese hueso de la cadera, esos brazos por Dios, ese culo que parece el David de Miguel Ángel diosantodemividaydemicorazon, y se quita los calzones, madre, y el tío va y me mira (porque yo fantaseo con que me mira a mi sola, y o a los millones de espectadores que están en sus casas flipando en colores) y me dice: ay pillina que no vas a ver nada, no seas guarrilla, que vale que estoy muy bueno, pero soy una estrella del tenis y sigo con mi Xisca, y no vas a ver nada aquí dentro de mis calzoncillos blancos… venga que te enseño unas trasparencias y te tiro los Tommy sudaos en la cara… Ofuuu… cada vez que lo veo me hago mis películas e imagino que me dice cochinadas y me dice Irmana, hazme un masajito que tengo los abductores cargaos (en la ingle, pa que se me entienda).

Captura de pantalla 2015-12-04 a las 9.26.31

Y ahora me da igual que ya no sea el número 1, sino el 8… a mi qué más me da… él es el número uno luciendo calzoncillos y es lo único que me importa en esta vida. Y estoy que no me puedo mantener en pie, porque vivo sin vivir en mi. Sí, la Imana hecha una chiquilla, una niña de 15 años, que hasta he forrado la funda del Ipad con la foto de los calzones de Nada y su hueso de la cadera. Sí, yo. Que estoy hasta guardándole fidelidad de lo enamoraita que estoy. Sin rumbo, loca del coño por un niño que se ha hecho hombre, Amen.

Sí, aquí me tenéis, en mi mundo del revés, aprovechando las series para ir a mear y corriendo al salón como las locas para sentarme a ver la tele cuando empiezan los anuncios.

IRMANA