Tengo mi muro de Facebook lleno de tus putos selfies

En serio… no quería ser desagradable, pero… ¿de verdad?

Captura de pantalla 2015-03-11 a las 13.27.52¿Es necesario que me enseñes el grano que te ha salido en la frente? ¿Tengo que soportar que me cuentes que hoy no irás a la playa porque “estás en esos días plof”? ¿Es crucial que me expliques qué película vas a ver (sola) tomándote un gin tonic (sola) en tu sofá un sábado por la noche? ¿De verdad quieres contarme con tu runtastic ese que has corrido 5 km en una hora (que vaya puta mierda)? ¿Es de vital importancia para mi que me enseñes el dedito gordo de tu feo pie porque te lo has atropellado (so gilipollas) con el carrito de la compra? ¿Tengo que soportar esos mensajes velados en plan “lo que se siembra se recoge”, “las personas malas no reirán las últimas”, sacados de una mala versión de copias de tazas molonas o de un libro de Proverbios Chinos comprado en la Feria del libro? En serio… ¿Por qué das el coñazo todo el puto día con fotos de tus sobrinos que son extensión de los hijos que nunca tendrás, so pedazo de plasta? ¿Por qué cojones tengo que verte desayunando? ¿O ver lo rica que te ha salido la paella gigante que te comerás tú sola? ¿O la pizza casera de tofu, soja y mierdas del herbolario? ¿Por qué me atizas cada noche deseándome felices sueños con un selfie en el te crees mona y en el que sueles salir con un ojo metido para adentro, por cierto, a ver si ensayas las miradas a la cámara delantera? ¿Por qué? ¿Eh? ¿Por qué has decidido convertir mi muro, mi TL y mi puta vida en una película a lo Boyhood pero de la tuya?

IRMANA

¿Doble Check Azul?… vamos a morir todos, por IRMANA

Captura de pantalla 2014-11-14 a las 11.40.15Vamos a morir todos. ¿Cómo? Asesinados. Los unos por los otros. A telefonazos. ¿Por qué? Por el puto Doble Check Azul (DCA).

Paso apenas cuatro días fuera de España sin mucho wifi (ni ganas de encontrarlo, intentando superar mi adición de yonki de las tres rayitas) y cuando regreso me encuentro que los señores de Whatsapp (que yo creo que sus inventoras son tías en realidad), han incluido el DCA en nuestros smartphones y de paso en nuestras alcobas.

Bah, pienso… pues qué gilipollez… es casi como el doble check normal… eso es lo que pensamos todos en una primera barrida pero, después de unos días de margen me doy cuenta de que esto es peor que una peli de esas de cataclismos, huracanes, gorilas gigantes, olas devastadoras y meteoritos que acabarán con la tierra. Porque el Big Ban del siglo XXI ha llegado. Y vamos a morir.

Sigue leyendo

Maye y los ‘guasaps’…

Queridas todas, ya ni recuerdo la fecha de mi último post, pero es que tengo tantos frentes abiertos, que no me da más la vida. Y la culpa la tienen las nuevas tecnologías. Me he modernizado, me he comprado un smartphone (por fin tiré el Alcatel con tapa que me dieron hace ya varios lustros) y ha sido mi perdición. He caído en el adicto mundo de los whatsapps (guasaps en castellano) y me paso el día escribiendo en el móvil y, lo más difícil, intentando ser ingeniosa.

Captura de pantalla 2014-09-09 a la(s) 00.40.44

Paso a enumeraros mis chats y entonces entenderéis mi nivel de locura: dos del cole (uno por cada curso de mis hijos), dos del fútbol (ídem), uno de amigas, otro con mis dos hermanas, otro con mis primos, otro de la urbanización, otro con las amigas del pueblo, otro con los Quintos del 88, otro con los colegas del curro, otro con los dos amigos con los que compartí piso mientras estudiaba y otro para las cenas de los jueves.

Total 13 chats y el móvil que echa humo. Lo mismo hago una foto a la página 24 del libro de Lengua, que pongo a parir al entrenador de mi hijo porque no le saca, que mando una receta de bizcocho sin huevo, que suspiro porque me han mandado un vídeo de Rubén Cortada bailando. Y entenderéis que así no hay manera. Mi marido tiene un mosqueo del quince. Sigue leyendo

¿Por qué nos llaman pesadas y agobiadoras?

9130078-mano-de-mujer-apuntando-hacia-abajo-con-el-dedo-indice-aisladoAlto. Quieta. Para ahí. Levanta tu dedo índice del móvil. Estás a punto de desencadenar una hecatombe en la relación (es un decir) que tienes con ese tío que te escribe cada exis y con el que no tienes nada serio pero te gustaría… Sí, amiga, con tu dedo aniquilador estás al borde de un ataque de palabras, porque no sé por qué, pero las tías SIEMPRE ponemos demasiada información en la contestación de whatsapp, y eso es algo insoportable para ellos. Así somos, chicas, imposibles y pesadas. Agobiadoras al menor despiste. Unas descontroladas cuando se nos da un poco de vidilla… y eso, queridas mías, a los tíos NO LES GUSTA. Sí, alguna diréis:

– Pero bueno, Irmana, ¿y qué? que se joda el tío, queledenporculo.

Vale, tenéis un poco de razón, si se agobia por una frase un poco más larga, es un gilipollas. Pero todas estaremos de acuerdo en que queremos echar un polvo, ¿verdad? Sigue leyendo

Los cornudos son como los niños con los Reyes Magos… se lo creen todo

Son igualitos. Lo reflexioné yo el otro día en el Carrefour. Iba un padre con su hijo de la mano, 5-6 años, vamos, que ya está criaíto el niño… y llevaban el carro lleno de juguetes. Y yo pensé: “Joder estos niños, con tal de creer en los Reyes, o miran pa otro lado y hacen como que no han visto o realmente son gilipollas.

Exactamente igualito que los cornudos.

Típica reunión de amigos o familia. Y uno salta: “Entonces, ¿quién le compra la wii a los ni…” Y se tapa la boca. Porque están delante. Ellos, los niños, ni se inmutan… como los cornudos cuando a un amigo del corneador se le escapa algo de una salida nocturna que no debe saberse. Siempre hay alguien que cambia de tema, en ambos casos. Sigue leyendo