¿Dónde cojones se meten los tíos esos que desaparecen?

esconderse¿A dónde van los tíos esos que desaparecen de pronto? ¿Dónde se meten cuándo un día dejan de mandarte los 20.000 whasapp de antes, las tres llamadas al día, los 40 like a tus fotos en Facebook, que luego repite en Instagram? ¿Están todos juntos en el mismo lugar? Nadie tiene respuesta para esto. Una amiga un día me dijo que se van al País de Nunca Jamás… te los follarás. Pero yo creo que sé dónde están… deben ir al mismo sitio que van las cosas que se te caen en el coche, entre el asiento y el freno de mano… o al mismo lugar donde van a parar los calcetines desparejados en la lavadora. O van al mismo sitio que los kilos de mi amiga la delgada zampabollos que come de todo y jamás engorda. La muy puta. Sigue leyendo

¿Eres de esas parejas ya que no follan?

El otro día me dijo una amiga que vive con su chico, que hace dos años que no folla. Tienen 30 y pocos. (Incluid aquí caradeiconosorprendido porque no daba crédito). A ver, sé que la cosa se afloja cuando lo tienes a mano. Que la gente en pareja (en general, no todas) hace ñacanaca poco. Es como tener una tarta de chocolate entera delante… pruebas un poco y después pasas, pero como estés a dieta, te comes hasta el Colacao a cucharadas. Es más, yo siempre os he contado que las solteras follamos comosinohubieraunmañana cuando se presenta la ocasión, porque ¡a saber cuándo repites! Que esto es como los trabajos: cuando estás en paro, nada. Y luego firmas un contrato, y te salen tres entrevistas en la misma tarde. Pues el follar, es igual.

Ay, que me desvío… Pues decía yo que puedo entender que la peña se aburra y no haga tanto la cucharita, pero joder ¿¿dos años?? Eso es de locos… no debe ser ni bueno…

En fin, que entonces me oí a mí misma hacer la gilipollez suprema que hacemos todos que es de dárnosla de psicólogos, perdón, de coaching como se dice ahora, y le solté una gilipollez también suprema:

– ¿Por qué no hacéis algo para recuperar el apetito? No sé, ropa sexy, pelis porno (yo me pongo súper cachonda), juguetes sexuales

La otra me miró como quien ve a un Gremlin en mitad de una fiesta de la espuma a las 3 de la mañana zampándose además un taco mex, y la conversación se diluyó rápidamente al ver pasar un tipo con una barba imposible:

– ¿Sabes que las barbas van a dejar de llevarse?

Así que pasado el shock postraumático, me ha dado por pensar algo… ¿por qué esperamos a hacer algo cuando el sexo muere? ¿Cuándo ya es imposible recuperarlo? ¿Por qué nos abandonamos, los dos? ¿Por qué la fantasía sexual, los juguetes, lubricantes, tríos, grabaciones caseras o los simples condones rarunos los dejamos cuando la pareja agoniza? ¿Por qué asociamos su uso a tu apocalipsis sexual?

Sí, señores. Eso hacemos. Por lo general, usamos los vibradores para nosotras solas y no solemos incorporarlos a nuestras prácticas en pareja. Nos da palo tirar de mesita de noche y decirle al tipo que nos acabamos de traer del bar “oye, usa esto, que así lubricamos mejor y solventamos el ciego que llevamos para echar un buen polvo a pesar de ir como cubas”. Esperamos demasiado para cambiar el chip y ponernos un gloss en los labios de esos que dan calor frío calor frío, como cuando entras en los probadores de Mango frío calor frío calor…

Nos da vergüenza bajar al Mercadona y trincar los preservativos Durex que tienen estrías y que dan más gustito o esos otros que atrasan el clímax de él y alargan el tuyo (a mis vecinos pongo por testigos que funcionan). O los sabores. Nos da “cosa”, insisto, decirle a un tío en el tercer polvo que pruebe el anillo vibrador por miedo a que parezcas una loca obsesionada por las “50 sombras de Grey” de los cojones… ¿Qué pasa? Porque a ellos, mira cómo les gusta que les chupemos los deditos, mira cómo intentan meterla por el culo a la primera de cambio, mira cómo les gustan los cachetazos, tirarnos del pelo, mirarse al espejo mientras haces el perrito o que te quedes con los tacones puestos mientras ellos te follan con calcetines. Pero, no. Nosotras parecemos las locas de los vibradores…

¡Así que ya está bien! Lo he dicho antes. Esperamos demasiado para divertirnos follando.

Y es una pena. Porque esta amiga mía y su chico se quieren, y mucho, pero esperaron demasiado a la hora de tomar la sartén por el rabo y ahora no tienen el coño pa farolillos. Y ya sabéis lo que pasa, si no se folla, es imposible que haya vida alguna. Y no me refiero a un bebé (que tampoco, a este paso), me refiero a ellos, que están a punto de morir como pareja por no follar a tiempo.

IRMANA

¿50 sombras de Grey? 50 sombras de tu puta madre, desgraciao…

fotonoticia_20150104134544_800No he visto 50 sombras de Grey. Ni pienso. Ya tuve bastante con leerme el libro. Uno. El primero. Y ya está. Cierto que te lo lees rápido y del tirón, pero qué querrás… es facilón y plano. No me voy a meter en cuestiones literarias. No me vale la pena. Si alguien quiere leer algo erótico-pornográfico y de calidad que pregunte a la http://lakriticona.com/ que lo va a flipar con sus consejos.

Tampoco me voy a meter con las mujeres casadas y aburridas de la vida (sobre todo de la suya) que se han puesto cachondas con las aventuras de Anastasia y el señor Grey. De verdad, palabrita, no voy a hacer sangre con esas mujeres que han pensado que esto les pudiera pasar a ellas y que por un momento se han imaginado colgadas de un gancho bocabajo con un antifaz del Oysho mientras el albañil que le está arreglando el patio le come el coño. No voy a hablar de los hombres casados que han llegado a sentir celos en secreto del Christian, a pesar de que sus fogosas esposas no paraban de pedirle manduca. No, venga, no les atizo… Sigue leyendo

Si follas mucho, no dones sangre

Captura de pantalla 2015-01-29 a las 12.39.29Estoy compungida. He ido a donar sangre y me han echao patrás. Sí, me han hecho bajar del autobús… Tal cual. Como una apestada como una inútil. Mi sangre no sirve. ¿Y por qué? Por promiscua. Sí, queridos amigos y amigas con vida sexual activa… no valéis pa donar sangre.

  • ¿Enfermedades crónicas? NO
  • ¿Toma medicación? NO
  • ¿Ha consumido drogas alguna vez en su vida? NO

Y así hasta que llegas a la parte en la que se te pregunta por tu actividad sexual. Aunque la enfermera te mira con ojos de ir a misa todos los domingos, tú no puedes mentir. Estás donando sangre, faltaría más…

Y entonces pasas con la médico a un despacho minúsculo y cierra la puerta… eso te da mal rollo, pero tú estás superhappy porque por fin te has acordado de donar y acabas de hacerte la analítica de la revisión médica del curro y estás sana como una pera, pero te huele mal algo… ¡Y zasca! la médico va directa a las preguntas sobre tu vida sexual:

  • ¿Has mantenido relaciones con más de una persona en los últimos cinco meses?
  • Sí doctora, pero con protección, comento yo con un hilillo de voz, pensando “no te jode, tengo 35 años, vivo sola, estoy soltera, pues claro que he follado con más de uno en medio año, coño…”
  • ¡Ohhh! Pues me temo que no vas a poder donar…

Sigue leyendo

Dime qué foto de perfil de whatsapp tienes y…

imagenes-perfil-para-whatsappDime qué foto de perfil de whatsapp tienes y te diré si te sigo el rollo o no…

Porque es así. La foto de whatsapp a mi me ha jugado muy malas pasadas, no la mía, qué coño, sino la de los tipos que me encuentro por la vida y las redes.

Lo que me lleva a otro axioma: “Nadie es tan feo como en su DNI, ni tan guapo como en el perfil de Facebook”. Pues sí, hace poco estuve en un evento y tuve la oportunidad de llevarme unos cuantos teléfonos apuntados. Efectivamente, en la primera ocasión en que me senté en el váter a hacer caca, me puse a cotillear en sus perfiles. Y me di cuenta de que se puede hacer casi una tipología. Ahí va:

  • Foto de pequeño. Es un orco. Hay quien me dirá que cabe la posibilidad de que sea guapo y pretenda ligar pa que le digan “ayyyy qué monoooo”. Pero yo insisto, es feo seguro.
  • Fotos con hijos. Super encoñao, padre de familia y esposo / Separado y los echa de menos, por lo que lleva mochilas y ex a las espaldas / ¡Mierda tiene hijos! Pero de pronto respiras porque pueden ser sus sobrinos, y entonces se te hace el chocho agua.

Sigue leyendo