¿Por qué queremos ser siempre lo que no somos?

DSC_0580Somos así. Lo ponemos todo del revés, con tanta insatisfacción.

Nos gustan los malotes, porque creemos que seremos nosotras las que los cambiaremos, las que vamos a convertirlos en chicos buenos… claro que también pasa lo otro: que nos gustan los chicos buenos porque pensamos que los cambiaremos y los convertiremos en hombres arriesgados, locos, osados, vertiginosos…

Cuando somos jóvenes nos gustan los hombres mayores. Cuando nos hacemos mayores nos gustan los chicos jóvenes.

Ansiamos ser madres cuando no lo somos, o cuando vemos que no lo seremos. Y cuando llevamos a nuestro hijo de la mano soñamos con todas esas cosas que haríamos si no estuviera ahí. Sigue leyendo

Tengo mi muro de Facebook lleno de tus putos selfies

En serio… no quería ser desagradable, pero… ¿de verdad?

Captura de pantalla 2015-03-11 a las 13.27.52¿Es necesario que me enseñes el grano que te ha salido en la frente? ¿Tengo que soportar que me cuentes que hoy no irás a la playa porque “estás en esos días plof”? ¿Es crucial que me expliques qué película vas a ver (sola) tomándote un gin tonic (sola) en tu sofá un sábado por la noche? ¿De verdad quieres contarme con tu runtastic ese que has corrido 5 km en una hora (que vaya puta mierda)? ¿Es de vital importancia para mi que me enseñes el dedito gordo de tu feo pie porque te lo has atropellado (so gilipollas) con el carrito de la compra? ¿Tengo que soportar esos mensajes velados en plan “lo que se siembra se recoge”, “las personas malas no reirán las últimas”, sacados de una mala versión de copias de tazas molonas o de un libro de Proverbios Chinos comprado en la Feria del libro? En serio… ¿Por qué das el coñazo todo el puto día con fotos de tus sobrinos que son extensión de los hijos que nunca tendrás, so pedazo de plasta? ¿Por qué cojones tengo que verte desayunando? ¿O ver lo rica que te ha salido la paella gigante que te comerás tú sola? ¿O la pizza casera de tofu, soja y mierdas del herbolario? ¿Por qué me atizas cada noche deseándome felices sueños con un selfie en el te crees mona y en el que sueles salir con un ojo metido para adentro, por cierto, a ver si ensayas las miradas a la cámara delantera? ¿Por qué? ¿Eh? ¿Por qué has decidido convertir mi muro, mi TL y mi puta vida en una película a lo Boyhood pero de la tuya?

IRMANA

¿Por qué nos llaman pesadas y agobiadoras?

9130078-mano-de-mujer-apuntando-hacia-abajo-con-el-dedo-indice-aisladoAlto. Quieta. Para ahí. Levanta tu dedo índice del móvil. Estás a punto de desencadenar una hecatombe en la relación (es un decir) que tienes con ese tío que te escribe cada exis y con el que no tienes nada serio pero te gustaría… Sí, amiga, con tu dedo aniquilador estás al borde de un ataque de palabras, porque no sé por qué, pero las tías SIEMPRE ponemos demasiada información en la contestación de whatsapp, y eso es algo insoportable para ellos. Así somos, chicas, imposibles y pesadas. Agobiadoras al menor despiste. Unas descontroladas cuando se nos da un poco de vidilla… y eso, queridas mías, a los tíos NO LES GUSTA. Sí, alguna diréis:

– Pero bueno, Irmana, ¿y qué? que se joda el tío, queledenporculo.

Vale, tenéis un poco de razón, si se agobia por una frase un poco más larga, es un gilipollas. Pero todas estaremos de acuerdo en que queremos echar un polvo, ¿verdad? Sigue leyendo